ESPAÑOLES EN LUXEMBURGO
Alejandra Guadalfajara, miembro del equipo de Marketing de SES:
“De Luxemburgo me atrajo la oportunidad de desarrollar una carrera profesional”

Alejandra Guadalfajara frente al Tribunal Europeo de Justicia
Alejandra Guadalfajara frente al Tribunal Europeo de Justicia

Hace año y medio que Alejandra Guadalfajara llegó a Luxemburgo desde su Zaragoza natal. Residente del barrio de Cents, a quince minutos del centro, esta experta en marketing trabaja en el operador de satélites SES, una de las compañías de referencia del país por su carácter global y relevancia en el sector aeroespacial.

Ha pasado las últimas semanas conectada con los suyos gracias a la tecnología. “Llamadas, video llamadas… Es cierto que vivimos en la incertidumbre de no saber cuándo podremos ver a nuestros familiares y amigos, pero contra eso no hay mucho que podamos hacer”, explica Guadalfajara, que admite haber tenido suerte por vivir la pandemia dentro de una compañía como SES. “Pese a que, sin duda, es un periodo diferente, con menos interacciones, la solidez tecnológica y la flexibilidad de la compañía nos han facilitado el trabajo”.

En el contexto de la pandemia, confía en que la solidez económica del país contribuya a una salida más rápida de la crisis. “Será una ventaja, sin duda. Somos poca gente y muchos recursos, aunque eso no significa que no nos vayamos a ver afectados. Es una crisis global”. 

Antes de viajar a Luxemburgo, la imagen que tenia de la capital del país acabó por corresponderse fielmente con la realidad. “Sabía de su carácter internacional, con importantes multinacionales e instituciones europeas, y que sus pocos habitantes se beneficiaban de los servicios de una gran ciudad. No vine buscando lo que no había: ni millones de personas ni infinidad de comercios. Para eso me habría mudado a Madrid. Me atrajo su atractivo para desarrollar una carrera profesional”. 

Entre las sorpresas agradables que ha encontrado en su aventura luxemburguesa, Alejandra Guadalfajara se queda con los bosques y la naturaleza. “La ciudad está rodeada por un gran anillo verde y regularmente se realizan tareas de limpieza para despejar de ramas y maleza los caminos, permitiendo así el acceso al bosque desde cualquier parte de la ciudad”. Destaca “la enorme frecuencia con la que es posible cruzarse con corzos, zorros, pequeñas aves… todo mientras paseas por los diferentes senderos a escasos metros de casa. En esta época del año los bosques se tiñen de amarillo, naranjas y marrones”.  “Todo visitante a la ciudad debería disfrutar de un paseo por Mullerthal, Rosport o Vianden; cualquiera de las rutas marcadas les dejará sin palabras”, añade.

Las recomendaciones de la integrante del equipo de Marketing de SES  se centran en los espacios cotidianos. “A quienes les gusten las flores tanto como a mí,  les aconsejo visitar el mercado de los sábados por la mañana en la Place Guillaume II, donde además de poder regalarse los ojos también se puede aprovechar  para hacer la compra de la semana a hortelanos de la zona”. Para tomar un café de calidad acompañado de una buena tarta, Gudalfajara se queda con Konrad, “un pequeño bar con muy buen ambiente y una mejor Carrot Cake”. Entre los espacios culturales, su favorito es el MUDAM, “no solo por sus colecciones de arte moderno sino también por la arquitectura del edificio y  su ubicación”.

La multiculturalidad del país  y la variedad de idiomas que se pueden usar en un solo día, centran también buena parte de esta charla. En su día a día, Guadalfajara se maneja principalmente en inglés  pero asegura que “cuando se trata de pedir unas pizzas acabo mezclando italiano con francés”. “ Tanto en mi entorno laboral como de ocio  conviven grandes grupos de españoles, portugueses e italianos. Al final, tú eliges qué idiomas quieres practicar”.

Hablando de practicar, algunas costumbres llegaron a Luxemburgo con ella en la maleta. “Reconozco que no siempre soy puntual y  que me encanta alargar la sobremesa de las comidas hasta la merienda y que siempre que puedo disfruto de una buena siesta”.