Así ha sido el regreso a la escuela en Luxemburgo

regreso a la escuela en Luxemburgo

El Ministerio de Educación Nacional, Infancia y Juventud aboga por el modelo presencial “con la máxima seguridad”, pero la educación a distancia está garantizada.

OCDE, Banco Mundial, Comisión Europea… Las altas instituciones a escala mundial no tienen dudas: los colegios deben ser los últimos en cerrar en caso de nuevas emergencias sanitarias. En estos meses, la escuela ha puesto en valor sus muchas otras funciones más allá del aprendizaje y nos ha recordado la importancia de que los más pequeños convivan en un espacio de socialización e igualdad de oportunidades. 

Durante el pico de la pandemia hubo países, como Suecia, que optaron por no cerrar las aulas. Por contra, España prolongó la clausura lo que restaba de curso. En Luxemburgo aplicaron el término medio y los niños regresaron a clase el 4 de mayo, un periodo transitorio que les ha ayudado a encarar la vuelta al cole 2020-2021.

El valor del testeo masivo también en la comunidad educativa

Luxemburgo es uno de los países de la UE que más esfuerzos dedica a testear a toda su población para frenar la posible propagación del virus. Una estrategia a la que la comunidad educativa no es ajena. Antes del comienzo del nuevo curso todos los estudiantes menores de 20 años y todos los docentes fueron convocados a una prueba PCR. 

Acudieron alrededor de la mitad de los alumnos -con una tasa de positividad del 0,066 por ciento- y cerca de dos tercios de los profesores -la tasa de positividad fue del 0,084 por ciento-. Cifras con las que el riesgo de regresar a la escuela era bajo o muy bajo, tal y como aseguran desde el Ministerio de Educación Nacional, Infancia y Juventud. 

Tres escenarios

En paralelo, para luchar contra la expansión del COVID-19 en las escuelas, Luxemburgo ha establecido un sistema sanitario en tres niveles. “Es un plan que aboga por un enfoque diferenciado, adaptado a los escenarios que se presenten en colegios y centros de bachillerato, conciliando el derecho a la educación y la máxima seguridad para todos los alumnos y el personal”, añaden fuentes del ministerio. 

El Escenario 1 es el más común y contempla casos aislados. Un solo estudiante da positivo en una clase, sin indicios de infección en la escuela. En este supuesto, ni los compañeros del alumno ni sus profesores están sujetos a cuarentena. Solo el niño que dio positivo en la prueba estará aislado en casa. El resto de la clase y los profesores siguen asistiendo a la escuela en condiciones sanitarias intensificadas: uso de mascarilla en clase, recreo en horario distinto, limitación de las clases de educación física y natación, sin comidas en el comedor, etc.

También es recomendable limitar al máximo el contacto social con los niños o los jóvenes afectados. Los estudiantes y maestros identificados reciben una prescripción del Departamento de Salud para ser examinados, siempre a partir del sexto día desde el último contacto con el caso positivo.

El Escenario 2 se aplica si se identifican varios casos en un aula. Toda la clase entra en cuarentena y se localiza el lugar de infección para conocer si se ubica fuera o dentro de la escuela. La identificación de contactos dentro de la población escolar (rastreo), es fundamental y, dependiendo de la situación, el docente también se pone en cuarentena y enseña inicia la enseñanza remota.

Se requiere el Escenario 3 cuando se detecta una cadena de contagios dentro de la escuela. Entonces se pueden decidir medidas adicionales flexibles para garantizar una actuación rápida y a medida. 

Medidas adicionales

El Gobierno de Luxemburgo ha decidido ampliar el permiso familiar extraordinario relacionado con la COVID-19, para permitir que los padres se queden con sus hijos fuera del horario escolar. Asimismo, las familias son convocadas a hacerse la prueba PCR como parte del rastreo de contactos. 

En cuanto a la ampliación del número de profesores para encarar un curso atípico como el actual, desde el Ministerio de Educación Nacional, Infancia y Juventud indican que Luxemburgo tomó la decisión de contratar personal educativo adicional cuando las escuelas reabrieron en mayo tras el periodo de confinamiento. “El objetivo era garantizar la supervisión de los niños durante las conocidas como ‘semanas de profundización’”.  Un periodo en el que los alumnos recibieron apoyo extra en todo momento, más allá del horario escolar. “Redujimos el tamaño de los grupos de manera preventiva, una medida que se eliminó al comienzo del presente curso, cuando las escuelas funcionan normalmente en cuanto a número de alumnos por aula”. 

Tecnología

En la transición del modelo de educación presencial a la docencia en remoto resultó fundamental una correcta dotación tecnológica. “El sistema educativo luxemburgués se ha mostrado flexible y resiliente ante los múltiples desafíos que ha planteado la crisis sanitaria”, indican desde el ministerio. “Los medios y herramientas tecnológicas puestos en marcha cuando las escuelas cerraron en mayo han dejado patente su solidez y han permitido a profesores, familias y estudiantes garantizar la continuidad de la educación”, añaden.

Pese a todo, el organismo público ha hecho balance de los últimos meses y ha detectado algunos puntos débiles y posibles mejoras. “Los profesores tienen a su disposición una oferta de formación continua con la que progresar en las habilidades didácticas necesarias para aplicar la educación a distancia. Hasta el momento los docentes han mostrado una extraordinaria acogida hacia estos programas”. 

Adicionalmente, el proyecto ONE2ONE del Gobierno planea equipar a todos los estudiantes de secundaria con tabletas tipo iPad a través de un programa de adquisición anual. “La crisis sanitaria ha demostrado la utilidad de tal iniciativa”, aseguran. En el momento del encierro, 20.000 estudiantes de secundaria tenían sus tablets, lo que facilitó la transición a la educación a distancia. En este curso, se ha decidido acelerar el programa con la adquisición de 15.500 iPads adicionales para asegurar que toda la comunidad disponga del equipo mínimo necesario.

La escuela, un lugar seguro

Pero, ¿es la escuela un lugar especialmente propenso a la propagación del virus? En su web, el Ministerio de Educación Nacional, Infancia y Juventud dedica un espacio específico a distintos estudios que indagan en esta dirección. Destaca ‘Escuelas frente al COVID-19 en Luxemburgo’, elaborado por un equipo multidisciplinar, integrado por científicos y educadores y que se publicó el 14 de agosto.

El informe analizaba la situación de las infecciones y contaminaciones en las escuelas de todo el país tras la reanudación de las clases el 4 de mayo de 2020, primero en pequeños grupos y después en clases compartidas. En palabras de Paulette Lenert, ministra de Sanidad, “desde el punto de vista de la salud pública, este análisis en profundidad muestra que la transmisión de niño a niño en las escuelas es rara y no ha sido la principal causa de infección por SARS-CoV-2 entre la población intantil. Los datos disponibles sugieren que, si se aplican medidas adecuadas de distanciamiento físico e higiene, las escuelas no son entornos de propagación más arriesgados que otros entornos laborales o de ocio con densidades similares de personas”. En todo caso, desde educación recuerdan que la evolución de la situación se supervisa de cerca, y se ha activado un mecanismo específico a este respecto (ver aquí).