Barcelona-Luxemburgo: la autopista ferroviaria que retira 22 mil camiones de las carreteras

En 2030, las emisiones de CO2 con origen en vehículos pesados deberán haberse reducido en un 30% en Europa. Estas restricciones unidas al anhelo de más eficiencia y más sostenibilidad precisan de una alternativa real para que la logística no sufra una degradación que perjudique a toda la cadena productiva.

Las autopistas ferroviarias, capacitadas para el transporte de semirremolques en vagones, están experimentando un auge en todo el continente. Tres meses después de la apertura de la autopista ferroviaria entre Calais (Francia) y Orbassano (Italia) por parte de VIIA (operador europeo de autopistas ferroviarias) ahora, Lorry Rail (filial de SNCF, CFL y Lohr Industries) y Renfe Mercancías han puesto en marcha la primera conexión entre la terminal intermodal de Barcelona Can Tunis, por el túnel de El Pertús, y la de Bettembourg, en Luxemburgo. Es además la primera autopista ferroviaria de España y la primera vez que los semirremolques P400 se cargan en trenes con origen en la Península Ibérica.

A partir de abril, están previstos seis viajes de ida y vuelta semanales a lo largo de los 1.219 km que separan Barcelona de Luxemburgo. Se estima que, gracias a la nueva infraestructura, 22.090 camiones dejen de circular por las vías convencionales. Asimismo, el ahorro de CO2 será de una tonelada por remolque y viaje, lo que equivale a un ahorro de 23.070 toneladas anuales.

Como explica Barbara Chevalier, directora de estrategia y desarrollo de negocio en CFL (Compañía Ferroviaria Luxemburguesa) Multimodal, “el proyecto parte en 2006 de una apuesta de Luxemburgo por una logística innovadora y ágil basada en la tecnología LOHR francesa y esta estrategia sigue desarrollándose a día de hoy”. Según la directiva, “Luxemburgo no tiene un mercado nacional, sino que ha optado por una mentalidad europeísta que le lleva desarrollar programas de este tipo con socios europeos, tanto para expertos en logística como para transportistas ”. El nuevo eje juega a favor del desarrollo del corredor mediterráneo y satisface las necesidades del mercado.

Como enclave de conexión entre diferentes núcleos europeos, hoy, la de Bettembourg se ha convertido en la terminal más grande de Europa equipada con los avances que ofrece LOHR. “Contribuimos así a un ferrocarril más eficiente, frecuente y puntual”, añade Chevalier, que admite que, si bien “a corto plazo el coste ferroviario aún es alto en comparación con el transporte por carretera”, las autopistas ferroviarias se están posicionando bien en largas distancias. “El ferrocarril tiene ventajas adicionales como la reducción de la contaminación, la descongestión de las carreteras o la reducción de accidentes de tráfico”.

El nuevo servicio estará operado por Lorry Rail, y Renfe Mercancías contribuye aportando la tracción desde Barcelona hasta Perpiñán con locomotoras 252, de ancho UIC y a partir de Perpiñán la tracción será́realizada por la compañía francesa SNCF. Cada trayecto tendrá una duración aproximada de 22 horas y los trenes una capacidad para transportar hasta 1.500 toneladas en composiciones mixtas, es decir, vagones porta semirremolques específicos (el 70% del tren) y vagones para contenedores. Reynald Nicolas, Director General de Lorry Rail, indica que la coordinación entre los cuatro gestores de infraestructura (CFL, SNCF Réseau, LFP, Adif) y los sucesivos actores ferroviarios (CFL, Fret SNCF, Renfe, Grupo Alonso) son un perfecto ejemplo de colaboración en el sector.