Christophe Schoentgen, cónsul de Luxemburgo en España: « La pandemia ha obligado a repensar el modus operandi del trabajo consular »

Christophe Schoentgen, cónsul de Luxemburgo en España
Christophe Schoentgen, cónsul de Luxemburgo en España.

Con una larga experiencia en el trabajo diplomático, antes de llegar a Madrid, en el último trimestre de 2019, para ocupar el puesto de cónsul del Gran Ducado en España, Christophe Schoentgen ha trabajado en la Dirección de Asuntos Consulares y Relaciones Culturales Internacionales de Luxemburgo, como adscrito a la misión luxemburguesa Lisboa y Cabo Verde o como secretario primero y vicecónsul en Atenas, entre otros.

Su periodo en España ha estado marcado por la pandemia y, aunque reconoce que  la actual situación no ha modificado la “quintaesencia de su trabajo” como cónsul -brindar ayuda y el apoyo a los luxemburgueses en el país de ejercicio-, si ha obligado a “repensar el modus operandi de la asistencia consular y a afrontar y resolver nuevos retos”.  “Nos ha obligado a reinventarnos”, añade Schoentgen.

Antes de la aparición del COVID-19, el grueso del trabajo del equipo se dedicaba a casos clásicos de solicitud de asistencia para  cuestiones administrativas, problemas en relación con el país anfitrión o solicitudes de información sobre Luxemburgo.

En lo que afecta a la emisión de documentos de identidad (pasaportes, cédula de identidad) y visados. “La pandemia ha tenido un impacto significativo en este campo, que se ha visto afectado por las limitaciones de movilidad que han dificultado la asistencia física a nuestras instalaciones que el consulado requiere normalmente en estas gestiones la toma de huellas dactilares”, afirma el cónsul. “Quienes no tienen una necesidad apremiante de un nuevo pasaporte, simplemente prefieren posponer su solicitud para una fecha posterior”, añade.

Christophe Schoentgen señala que en estos meses se ha observado una presencia de luxemburgueses en España mucho mayor de lo que se suponía. “Dado que no existe la obligación de registrar a un ciudadano de Luxemburgo en el consulado, las cifras que tenemos son solo aproximadas”.  Destaca especialmente la presencia de jóvenes que participantes en el programa Erasmus y a quienes invita “de manera especial” a contactar con el consulado para facilitar su estancia en España y que éste disponga de una vía rápida de comunicación con sus familias en caso de emergencia.

Ante la situación excepcional, muchos de estos luxemburgueses y los medios de comunicación tomaron conciencia de la labor del consulado y sus agentes, así como de los servicios que puede ofrecer. “Acudieron al nosotros para resolver dudas y solicitar asistencia y cuando regresaron a casa sanos y salvos, enviaron un mensaje de agradecimiento por la ayuda recibida”.

A raíz de la pandemia y como complemento al registro oficial del ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos para largas estancias fuera de Luxemburgo- LamA (Lëtzebuerger am Ausland)-, se ha establecido una relación de las zonas de España con mayor afluencia de luxemburgueses. Canarias la Costa Brava y la Costa del Sol son los destinos favoritos.

Otro de los desafíos importantes a los  que se enfrenta el consulado es el hecho de que la asistencia prestada no se limita únicamente a los ciudadanos de Luxemburgo, sino que también se ha extendido a los extranjeros con residencia en el Gran Ducado. A este respecto, Christophe Schoentgen pone el acento en la intensa colaboración mantenida entre los consulados de los países miembros Unión Europea, en general,  y más específicamente entre los países del BENELUX; que define como “ejemplar”.

“Es difícil prever un escenario pospandémico en este momento, ya que está claro que no somos inmunes a las sorpresas“, afirma el cónsul, pero “llegará un momento en el que la mayoría de la población estará vacunada y podremos retomar una vida normal aunque modificada en nuestros comportamientos diarios”. “Lo que ayer fue la excepción puede convertirse en la norma mañana”, concluye.