COP 26. Luxemburgo y España ratifican en Glasgow su compromiso en la lucha contra el cambio climático

COP26

Como miembros de la Coalición para la Alta Ambición, Luxemburgo y España han mostrado en la Cumbre del Clima de Glasgow su firme apoyo a políticas nacionales e internacionales que promuevan una aceleración de los compromisos en la lucha contra el cambio climático. Así, ambos anunciaron el incremento de sus provisiones colectivas de financiación para ayudar a las naciones en vías de desarrollo a adaptarse al cambio climático para 2025. En el caso concreto del Gran Ducado, el primer ministro Xavier Bettel anunció una subida del 50% en las provisiones del Gran Ducado a tal efecto.

En esta línea, Bettel declaró que “alcanzar los objetivos climáticos no es una opción, sino un compromiso real que exige determinación y en el que Luxemburgo apostará por que la transición sea socialmente justa e inclusiva, involucrando a los ciudadanos”.

Por su parte, Teresa Ribera, ministra del Gobierno de España para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, aplaudió el empuje de los miembros de la Coalición para conseguir que el plenario de la cumbre “fortaleciera el compromiso para conseguir que el incremento global de temperatura se quede en 1.5 grados centígrados, al activar un proceso de revisión e instando a quienes todavía tienen margen para incrementar sus contribuciones o aportarlas por primera vez, puedan hacerlo”. Un compromiso sellado por 200 países que también incluye la eliminación gradual del uso del carbón por parte de países como China e India.

Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas se mostró menos optimista y lamentó que “aunque se han dado pasos hacia delante, la voluntad política no ha sido suficiente para sobrepasar las contradicciones y fijar el fin de las subvenciones a las energías fósiles, la salida del carbón, poner un precio al carbono”.

Al cierre de la conferencia, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, consideró que el Pacto de Glasgow es de una “importancia histórica” porque si se cumple lo prometido “la humanidad podrá vivir en este planeta, lo que significa que hay un futuro próspero y seguro para cada ser humano”. Timmermans consideró que el acuerdo recupera la “confianza en el sistema multilateral y contiene una ambición que no habíamos visto desde París”.

Desde la Comisión Europea, su presidenta Ursula von der Leyen estimó que el Pacto de Glasgow “mantiene vivos los objetivos del acuerdo de París, dándonos la oportunidad de limitar el calentamiento global a 1,5°C”. “Pero no debemos perder tiempo, aún nos espera un trabajo difícil”, añadió.