Digitalización, sostenibilidad y datos protagonizan la hoja de ruta de Luxemburgo para una economía competitiva

Franz Fayot
Franz Fayot, ministro de Economía de Luxemburgo, en la presentación de la estrategia.

Con el objetivo de marcar un camino en torno al que estructurar la recuperación tras la pandemia, el Gobierno de Luxemburgo aprobó a finales del pasado mes de junio ‘Nuestra Economía del mañana’. Una hoja de ruta que, según declaró el ministro de Economía Franz Fayot en la presentación de la misma, “es un instrumento guía para construir un tejido económico más resistente en 2025 y que acelera aún más la transición verde y la transformación digital para estimular una economía competitiva, resiliente y sostenible, lista para responder a los desafíos y oportunidades futuros”.

Las acciones propuestas, a corto y medio plazo, se han establecido en base a las tendencias globales a las que está expuesto Luxemburgo como centro financiero internacional, y en las orientaciones estratégicas ya marcadas por el Ejecutivo nacional (economía circular, inteligencia artificial y digitalización). Además, incorpora medidas que contribuyan a conseguir la neutralidad climática para 2050, fijada como objetivo por la Unión Europea.

Así, ‘Nuestra economía del mañana’ se estructura en torno a seis pilares clave:

  • Acelerar la digitalización de la economía en beneficio de la sociedad.
  • Liderar la transición a la economía circular a través de la tecnología digital.
  • Desarrollar cadenas de valor estratégicas resilientes.
  • Permitir una transformación segura y confiable de la economía de datos.
  • Garantizar una transición digital sostenible.
  • Proporcionar un entorno de inversión favorable e instrumentos para lograr la sostenibilidad sin dejar de ser competitivo

La fuerza tractora de los datos

Entre las acciones piloto a corto plazo para proporcionar un apoyo estratégico y rápido al tejido industrial de Luxemburgo se incluye la creación de una plataforma tecnológica nacional para el intercambio, el procesamiento y la gobernanza de datos que posicione al país como pionero en economía de datos.

Respetando la protección de la privacidad y la propiedad intelectual, la plataforma crea un inventario de datos a disposición de los actores -privados o públicos-. La estándares de interoperabilidad y la dotación de una extensa gama de herramientas y servicios disponibles pretenden facilitar el acceso a la cadena de valor de la economía de datos.