Don Alfredo Leonard y Lamuño de Cuetos, consejero de Relaciones Institucionales del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias: “ Nuestro objetivo no es solo preservar el pasado sino también tejer alianzas y tender puentes que sean útiles para la sociedad”

Don Alfredo Leonard y Lamuño de Cuetos
© Maison du Grand-Duc

Tras la reciente entrega de la medalla de Protector Regio a S.A.R. la Gran Duquesa de Luxemburgo, por parte del Real Cuerpo de la Nobleza de Principado de Asturias, desde el Foro Económico Hispano- Luxemburgués hemos tenido el privilegio de entrevistar a Don Alfredo Leonard y Lamuño de Cuetos, consejero de Relaciones Institucionales de ducha entidad. Con él, hemos profundizado en las motivaciones del reconocimiento a la Gran Duquesa, así como en la historia de una noble institución cuyo origen se remonta al siglo VIII.

¿Qué cualidades reconoce, en quienes la reciben, la insignia y cédula de Protector Regio del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias?

El Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias es una Corporación Nobiliaria que aglutina y representa a la nobleza española en general y asturiana en particular, tanto que bien podríamos decir que en esta tierra germina la primera nobleza de España que siempre estuvo al servicio de la monarquía.

De ahí que su Junta de Nobles estimase que, para el caso de las Reales Personas que tuviesen a bien atender nuestra invitación de formar parte de la entidad nobiliaria debía de crearse la distinción de Protector Regio. A nuestro humilde entender, a ellos corresponde dar testimonio de su pasado y su tradición, reflejo en muchos casos de una herencia milenaria.

¿Qué cualidades destacaría de S.A.R. la Gran Duquesa de Luxemburgo?

Diría que S.A.R. es una mujer brillante, con unos valores admirables y cuya dedicación para con los demás debería de ser alabada. Realiza una grandísima labor social, principalmente en apoyo a las mujeres y la infancia.

Indudablemente el desempeño de sus actividades y apoyo a su esposo el Gran Duque, desde que eran herederos a la corona, ha sido fundamental, principalmente porque desempeñar las difíciles labores oficiales que conlleva el ser Jefe de un Estado y cabeza de una Dinastía, no es nada fácil. Sinceramente pienso que la Gran Duquesa María Teresa hace un trabajo ejemplar.

¿Son los estrechos lazos culturales de la Gran Duquesa con España un puente para el entendimiento y aprecio mutuo entre España y Luxemburgo?

Evidentemente su naturaleza es de orígenes españoles, pues Cuba nunca ha dejado de ser hija de España. Los antecedentes familiares de S.A.R., que se establecieron en Cuba por el siglo XVIII, su educación, su forma de pensar y de ver la vida, también sus raíces asturianas o que hubiese pasado una parte de su infancia en España, creo que representan incluso afinidades que contribuyen a reforzar los lazos entre el Reino de España y el Gran Ducado de Luxemburgo.

Destaque, por favor, algunas insignes personalidades que ya ostenten dicho reconocimiento.

Como ya he dicho, la distinción de Protector Regio se creó para reconocer a  aquellos miembros de Casa Reales reinantes que a juicio de la Junta de Nobles, fuesen merecedores de recibirla. 

El primero en recibirla fue S.A.R. el Príncipe Alberto II de Mónaco, en el año 2012. Le siguieron S.A.R. Sheikh Mohammed Bin Hammed Al Sharqui, Príncipe Heredero del Emirato de Al Fujairah de los Emiratos árabes Unidos, en reconocimiento al hermanamiento firmado entre el Emirato y la capital de Asturias, Oviedo; S.M. el Rey Abdullah II Ibn Al Hussein de Jordania, por su compromiso en la lucha contra el terrorismo islámico; y S.M. la Reina Isabel II del Reino Unido, con motivo de su Jubileo de diamante.

Más tarde, en 2017 la recibió Su Santidad el Papa Francisco, como Monarca temporal del Estado del Vaticano y Príncipe de la Iglesia Católica. Por su calidad se le hizo entrega de la distinción de Protector Regio y Espiritual.

Y ahora, este año, hemos tenido el privilegio de que S.A.R. la Gran Duquesa de Luxemburgo hubiese aceptado nuestra distinción como forma de reconocimiento a sus orígenes españoles y, no por menos, por la gran labor social que realiza.

¿Dónde y en qué momento histórico se encuentra el origen del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias?

Aunque la creación como entidad nobiliaria no se constituyó hasta el año 1989, sus fundadores organizaron este Cuerpo Nobiliario en virtud de que Asturias es la cuna, solar, principio y origen de la nación española. Es la piedra angular de la Reconquista, culminando con la formación del Reino de España. Podríamos añadir que se trata de la primera entidad política cristiana que se estableció en la Península Ibérica, es el precedente de las Coronas de León, Castilla, Aragón, e incluso del reino de Portugal.

Asturias, además de ser la piedra angular de la reconquista que tiene su origen en el Real Sitio de Covadonga por el año 722 y que culminaría con la formación del Reino de España; guarda la esencia de haber disfrutado del primer monarca –el rey Pelayo-, que además fue fundador del Reino de Asturias.

Siendo Asturias el origen de la monarquía española, es la ciudad de Oviedo el origen del primer Camino de Santiago establecido por el rey de Asturias D. Alfonso II, el Casto. Asimismo, la vieja nobleza española se precia de descender de viejos hidalgos de esta tierra. Todo ello vino a impulsar la creación del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias.

¿Cuáles son propósitos fundacionales de este Cuerpo y los ejes que vertebran sus actividades?

Este cuerpo nace con el objetivo de aglutinar y representar a la nobleza asturiana, como también con otros propósitos como son el cuidado de los archivos históricos, la catalogación y defensa del patrimonio artístico-cultural en el que se incluirían palacios, casonas, escudos heráldicos y, no por menos, impulsar el conocimiento del arte prerrománico tan extendido en nuestro Principado.

Empero, con los años hemos visto que podíamos ser útiles para la sociedad en otros aspectos de importancia como son el estímulo, la promoción y la búsqueda de convenios o inversiones que ayuden a paliar las dificultades económicas y laborales de nuestros vecinos. Buscamos promocionar y colaborar, en la medida de nuestras posibilidades, con empresas, instituciones y gentes establecidas en España o con intereses en otros países. Entendemos que la nobleza debe de actualizarse y continuar sirviendo tanto a nuestra patria como a los españoles en general. Acercarnos ahora a Luxemburgo, con la entrega de la distinción de Protector a S.A.R. la Gran Duquesa, es  también un estímulo para muchos empresarios que ven en este acto un signo de aprecio entre ambos países.