Esch22 marca el camino hacia un turismo más sostenible en Luxemburgo

Turismo sostenible
© Emile Hengen.

La ciudad de Esch quiere sentar las bases de un futuro sostenible a través de acciones que perduren mucho más allá de la capitalidad cultural de 2022. La iniciativa ciudadana ‘Charte Développement Durable’ define, en el marco de Esch22, distintos objetivos vinculados a la Agenda 2030 a nivel ecológico, social y económico. Los 17 ODS de Naciones Unidas requieren de un constante esfuerzo conjunto a todos los niveles y la designación de Esch es una ocasión para visibilizar problemáticas y proponer soluciones.

La carta considera primordial la apuesta por un turismo sostenible y sugiere crear conciencia sobre la cultura, las peculiaridades culinarias o el medio ambiente de la región. Con la época estival y las vacaciones a la vuelta de la esquina, destacamos dos atractivos turísticos de Luxemburgo que encajan con el eje trasversal de sostenibilidad marcado en el programa de la Capital Cultural.

En la región de las Ardenas, al norte del país, encontramos el Our Nature Park. 420 km², 24.000 habitantes y 8 municipios unidos bajo el propósito de conservar la naturaleza y desarrollar la economía de la región. En un área relativamente pequeña, senderistas, amantes de la naturaleza y aficionados del turismo cultural podrán disfrutar de un paisaje variado en el que la flora y la fauna (algunas aves en peligro de extinción) conviven con un grupo de agricultores comprometidos con el cultivo de productos de calidad.

El Parque Natural está salpicado de capillas, iglesias, molinos y museos. Los visitantes tienen la opción de visitar los túneles de la mina de cobre de Stolzembourg, la ruta de escape alrededor de Troisvierges o los recorridos a lo largo de la histórica ruta postal en Asselborn. Para los senderistas y ciclistas existe un amplio abanico de recorridos temáticos como el sendero natural Cornelysmille o las rutas Nat’Our, Sound Walk, y Ourdall Promenade.

Sin salir del Parque Natural, a orillas del río Our, se encuentra el castillo medieval de Vianden, considerado uno de los más bellos del mundo y entre los mejor conservados de Europa. El castillo está rodeado de un imponente paisaje natural y la pintoresca villa de Vianden merece una visita tranquila. El castillo se alzó en el lugar que ocupaba un antiguo castellum romano y, en su dilatada historia, cuenta con un episodio que lo unió directamente a España. En el siglo XVI, el rey Felipe II conquistó el castillo, aunque más tarde se lo entregó a Peter Ernst von Mansfeld, gobernador de Luxemburgo.