ESPAÑOLES EN LUXEMBURGO
Juan Carlos Durán, gestor de Banca Privada en el Banque de Luxembourg: “Luxemburgo cuenta con una estabilidad social y política sin igual “

Juan Carlos Durán

Juan Carlos Durán reside en Luxemburgo desde 1999, el mismo año en el que terminó sus estudios en París. Dos décadas en las que ha compatibilizado su trabajo diario en el Banque de Luxembourg con el disfrute de un país sobre el que, “honestamente”, opina que no tiene comparación en Europa en factores positivos para formar una familia en las mejores condiciones. “Otros lugares proclaman altos niveles de calidad de vida, buenos sistemas sanitarios o el protagonismo que otorgan a sus políticas educativas, pero aquí se da el equilibrio perfecto entre todos esos aspectos y muchos otros. Mis dos hijos tienen la suerte de crecer en el corazón de Europa; en un entorno multicultural y tolerante. Ambos van al colegio luxemburgués, donde cada día manejan cuatro idiomas: luxemburgués, francés, alemán e inglés. Además del español que hablamos en casa”.

Antes de llegar al país, Durán admite que tenía una imagen “desenfocada” del mismo, también en sus consideraciones negativas. “No puedo estar más en desacuerdo con el prejuicio que califica a Luxemburgo como un paraíso fiscal. Es un país con unos organismos de supervisión robustos y exigentes, un marco jurídico muy sólido y una estabilidad social y política sin igual en el continente. El país es gobernado con inteligencia y pragmatismo y existe un fuerte sentimiento europeísta que no actúa en detrimento de la identidad luxemburguesa”.

Durán añade a la fórmula de lo que entiende como un caso de éxito único el carácter innovador y el dinamismo de Luxemburgo “que, por ejemplo, le lleva a ser el primero en trasponer muchas de las directivas europeas”. Una maquinaria bien engrasada “que ha podido despertar algunas envidias y recelos entre agentes favorables a difundir cierta distorsión de la realidad”.

Ingeniero de formación, en el Banque de Luxembourg es gestor de Banca Privada, fundamentalmente en lo que afecta a los clientes residentes en España. “No sólo españoles, también muchos europeos que trabajan allí o que quieren disfrutar de las bondades del clima español y su gastronomía durante su jubilación”. Entre sus próximos objetivos están continuar ateniendo a sus clientes en España, y acercarles la experiencia de casi 100 años de Banque de Luxembourg en gestión de patrimonios acompañándoles en sus proyectos financieros y patrimoniales.

Hace unos días estuvo en Madrid con motivo de la celebración de la jornada Luxembourg for Finance (analizamos las conclusiones del evento en esta info), que contó con la presencia de más de 300 profesionales. “Ha sido un éxito y espero que se repita el año próximo”.  Alaba la “seguridad, la calidad y la excelencia” del sistema bancario luxemburgués y como, en su caso particular, tiene la posibilidad de desarrollar una carrera “interesante y exitosa” gracias a unas bases estables que favorecen por igual a hombres y a mujeres. “Luxemburgo es un país gobernado para sus habitantes”.

Xavier Bettel
Xavier Bettel, primer ministro de Luxemburgo, en un selfie muy especial
para Juan Carlos Durán tomado en la Fiesta Nacional.
Juan Carlos Durán se ha ‘empapado’ del estilo de vida luxemburgués, pero en su maleta también llevaba parte de la tradición española. Asegura haber importado para su círculo más próximo el aperitivo y la sobremesa, “En un país donde, al menos entre semana, se almuerza a toda velocidad, a mí me gusta prolongar un poco ese momento y aprovechar para conocer mejor a mis compañeros de trabajo”. Y, a pesar del clima, los días buenos, siempre que puede organiza una barbacoa con amigos alrededor de una piscina. “¡Si hubiera que destacar un punto negativo del país, tendría que ver con su climatología!”.

Residente en Howald, un barrio que limita por el sur con la ciudad de Luxemburgo, explica que el evento local que más le ha marcado hasta el momento es el día de la Fiesta Nacional, y en concreto la noche previa a una jornada en la que “la totalidad del país se lanza a la calle a disfrutar de conciertos y espectáculos en cada esquina con el colofón de un gigantesco castillo de fuegos artificiales en la capital”.

La Fiesta de la Música o la Noche del Jazz son otros acontecimientos que sigue con atención. Si hablamos de un lugar concreto, se queda, “sin duda”, con el Grund, el barrio histórico que ocupa el valle que atraviesa la ciudad de Luxemburgo, y con los verdes paisajes en torno al pequeño río que también discurre por la zona. “Tras el desmantelamiento de la muralla de la ciudad, uno de los mayores parques fue construido en el Grund y trajo la naturaleza al centro de la ciudad”.