“Es preciso un marco regulatorio más completo y que las instituciones financieras integren el respeto a los derechos humanos en todos los niveles de la organización”

Según el informe ‘Finanzas Sostenibles y Derechos Humanos’, elaborado por la agencia Luxembourg for Finance y la Universidad de Ginebra

NL FEHL LFF

La integración de la sostenibilidad en el ámbito financiero ha ganado una tracción considerable en los últimos años. Así, en 2020 los activos sostenibles globales alcanzaron los 35,3 billones de dólares, de los que Europa concentró 12 billones. Estas cifras suponen un crecimiento global del 15% respecto a 2018 y se espera que la tendencia al alza se mantenga impulsada por la planificación de una “recuperación más justa”. Según concluye el informe, hasta 2020 la sostenibilidad en la industria financiera se abordaba principalmente desde el ámbito medioambiental y “urge una mayor atención a la dimensión social y a los derechos humanos, integrándolos de manera integral en las estrategias de inversión”.

La observación del sistema financiero europeo ha permitido a los investigadores constatar que los derechos humanos a menudo se abordan en los niveles organizativos superiores pero persisten obstáculos y brechas organizativas y señalan como principales impedimentos para abordar los derechos humanos la falta de tiempo, la falta de conocimientos organizativos y la falta de recursos humanos. Asimismo, concluyen que es a través de las actividades básicas desarrolladas por prestamistas, suscriptores, proveedores de servicios de asesoramiento e inversores, como las instituciones financieras logran el mayor impacto en los derechos humanos.

Otra de las principales conclusiones presentadas en el informe ‘Finanzas Sostenibles y Derechos Humanos’ es la carencia de un marco regulatorio claro y consistente que no deje el respeto de los derechos humanos en manos de iniciativas voluntarias. Para ello y como palanca impulsora y aceleradora de los cambios, los investigadores reclaman una comprensión más clara de lo que se espera de las instituciones financieras, así como datos mejores y más confiables al respecto.

Una vez definido y descrito el mapa del sistema financiero europeo y su nivel de compromiso con los derechos humanos destacan las siguientes recomendaciones. Las instituciones financieras deben asignar recursos adecuados y responsabilidades claras en materia de derechos humanos en todos los niveles de la organización; y deben dar más peso a las consideraciones de derechos humanos en sus procesos de toma de decisiones y en la interacción con empresas participadas y clientes. Además se reclama a las empresas un mayor esfuerzo para proporcionar datos significativos sobre su exposición al riesgo y su capacidad de gestión relacionada con los derechos humanos.

En el ámbito legislativo, el informe considera necesario un redoble de esfuerzos para avanzar en los procesos regulatorios en curso orientados a crear estándares regulatorios consistentes a nivel europeo e insta a los legisladores acontinuar alentando a las instituciones financieras a desarrollar marcos de información específicos para la industria.

Descargar informe ‘Finanzas Sostenibles y Derechos Humanos’: https://www.luxembourgforfinance.com/wp-content/uploads/2020/10/Sustainable-Finance-and-Human-Rights-survey.pdf