Focus on Iberia. Herramientas financieras sostenibles para una recuperación sólida

La agencia para el desarrollo financiero de Luxemburgo, Luxembourg for Finance, ha organizado un encuentro online con profesionales del mercado ibérico para analizar las sinergias y posibilidades de inversión entre España, Portugal y el Gran Ducado. La cita ha contado con la intervención de Pierre Gramengna, ministro luxemburgués de Finanzas, quien ha centrado sus discurso de apertura en las herramientas para la construcción de una economía y un sistema financiero más sostenibles.

A continuación, han tenido lugar dos paneles. El primero, ha reunido a expertos de Bankinter, Julius Baer, Cardif Lux Vie y DLA Piper para profundizar en los aspectos internacionales de la gestión patrimonial en el entorno pospandemia. El segundo, con expertos de Citi Group, Santander Asset Management y Arendt & Medernach, ha analizado los vínculos entre Luxemburgo e Iberia y el modo de optimizarlos en las soluciones de gestión de activos. El evento se ha cerrado con una entrevista a los CEO de Innsomnia, un aceleradora de innovación líder con sede en el Puerto de Valencia, y de la compañía RegTech Tetrao.

Con motivo de la celebración de Focus Iberia, el Foro Económico Hispano-Luxemburgués, ha tenido la ocasión de hablar con Nicolas Mackel, CEO de Luxembourg for Finance.

Nicolas Mackel, CEO de Luxembourg for Finance.

¿Cuáles son los puntos fuertes del sistema financiero de Luxemburgo para los inversores institucionales y privados de España y Portugal?

Los inversores de la Península Ibérica encontrarán en Luxemburgo un destino complementario a sus respectivos países de origen. Ya sea para la diversificación de activos o para obtener una mayor exposición a nuevas clases de activos, Luxemburgo es el lugar ideal.

Como centro de fondos de inversión líder en Europa y centro de excelencia para la gestión de patrimonios y banca privada, Luxemburgo ha acumulado un profundo expertise en servicios financieros transfronterizos durante los últimos 40 años. Los innovadores productos financieros de Luxemburgo y sus soluciones pueden satisfacer las necesidades de clientes españoles y portugueses, y los actores ibéricos pueden apoyarse en el Gran Ducado para internacionalizar sus negocios y conectarse con inversores internacionales. Además, existen fuertes lazos culturales entre ambas regiones, como ser parte de la Unión Europea y el hecho de que el 15 por ciento de la población total de Luxemburgo es de origen portugués.

Asimismo, los inversores también encontrarán en Luxemburgo un ecosistema financiero bien desarrollado y respaldado por un entorno de negocios muy alentador gracias al sólido marco normativo y a la estabilidad política y económica del país. Todo esto les da la certeza de que el contexto en el que operan hoy no va a cambiar drásticamente en los próximos años.

¿Qué aspectos han cambiado con respecto al escenario anterior a la pandemia?

En general, los pilares fundamentales del Centro Financiero de Luxemburgo no han cambiado con la pandemia. Por citar un ejemplo, el volumen de activos bajo gestión de la industria de fondos de inversión es actualmente superior al que había antes de la misma.

La pandemia si puso de relieve, sin embargo, lo interconectados que estamos a nivel mundial, y cómo las acciones en una parte del mundo pueden tener consecuencias en muchos otros lugares. Desde el punto de vista europeo, la COVID-19 puso de manifiesto aún más claramente la necesidad de una economía europea más sostenible, inclusiva y resiliente. Y también fue una llamada de atención hacia la digitalización. De hecho, en una reciente encuesta realizada por Luxembourg for Finance entre actores de la industria financiera local, el 69 por ciento de los líderes indicaron su preocupación por las consecuencias de la disrupción digital en sus negocios.

En este contexto, se espera que pilares como las finanzas sostenibles y la digitalización adquieran un papel aún más vital para el ecosistema financiero luxemburgués después de la crisis y que los servicios financieros contribuyan a superar el desafío de “reconstruir mejor”.

Luxemburgo se ha convertido en un referente en materia de finanzas sostenibles. ¿Qué medidas y decisiones lo han llevado a este liderazgo?

Luxemburgo ha estado a la vanguardia en la materia gracias a la estrecha cooperación entre los sectores público, privado y la sociedad civil; así como a la rápida adopción de normativas ESG. De hecho, el país se encuentra entre los diez principales centros financieros verdes del mundo por su contribución a la creación de una economía global más sostenible.

Hay varios ejemplos que demuestran cómo Luxemburgo apoyó la adopción de las finanzas sostenibles desde muy temprano. La Bolsa de Luxemburgo (LuxSE) listó el primer bono verde del mundo en 2007 y, el año pasado, fue elegida centro de cotización para el primer bono social de la UE emitido por la Comisión Europea. La industria de gestión de activos de Luxemburgo también es líder en este ámbito, ya que cerca del 35 por ciento de los activos invertidos en proyectos de energías renovables por fondos de inversión europeos son gestionados a través de fondos domiciliados en Luxemburgo.

Desde el ámbito público, el Gobierno ha mostrado su apoyo, por ejemplo, a través de la Iniciativa para la Financiación Sostenible de Luxemburgo (en inglés LSFI) y la reducción de tasas de suscripción para los fondos de inversión que inviertan en actividades sostenibles.

Los problemas del cambio climático son de naturaleza global, y las soluciones también deben tener un alcance global. Es ahí donde Luxemburgo tiene su lugar, creando las conexiones financieras a nivel internacional que faciliten la transición hacia una economía más sustentable.

¿Ha acelerado la pandemia la toma de conciencia de los inversores y de las instituciones financieras sobre la necesidad de una economía circular y un sistema financiero sostenible?

La concienciación sobre la necesidad de una economía circular y un sistema financiero sostenible ya estaba en aumento incluso antes de la pandemia, ya que los indicadores no financieros de las inversiones se estaban observando junto a los rendimientos financieros. Pero la COVID-19, con sus implicaciones sociales y económicas, ha actuado ciertamente como un acelerador.

Hoy en día, la demanda de productos financieros sostenibles se encuentra en un nivel récord y será aún mayor cuando se implemente plenamente el Reglamento de la UE sobre la Taxonomía y la Divulgación de las Finanzas Sostenibles. La adopción de las finanzas sostenibles ha llegado a tal punto que algunos expertos del mercado incluso prevén una convergencia entre las finanzas tradicionales y las sostenibles a muy corto plazo. 

¿Cómo puede contribuir la plaza financiera de Luxemburgo a la recuperación económica de España?

La posición de liderazgo de Luxemburgo como centro financiero dentro de la UE convierte al Gran Ducado en una sofisticada plataforma financiera que conecta a los inversores con proyectos concretos y facilita las inversiones a gran escala y la obtención de capital – contribuyendo de esa manera a estimular la economía europea.

Los fondos públicos NextGenerationEU se canalizarán directamente a los Estados Miembros, invirtiéndose, según los planes de cada país, en torno a objetivos específicos para crear capacidad en materia de transformación digital y transición ecológica. Pero los fondos públicos, por sí solos, no son suficientes para llevar a cabo estas transformaciones: el capital privado también desempeña un papel importante y debe sumarse a la financiación pública.

Aquí es donde Luxemburgo puede ofrecer su expertise como centro financiero transfronterizo, centrado específicamente en hacer conexiones entre el capital privado internacional y los proyectos invertibles de la manera más eficiente posible, a escala global. En el caso español, por tanto, el papel de Luxemburgo en la recuperación sería probablemente el de conectar a los inversores europeos o internacionales con los proyectos que se realicen en España, ayudando así a España en su recuperación durante la era poscovid.

El Gran Ducado es un país muy atractivo para el emprendimiento en el ámbito tecnológico. ¿Qué lo diferencia de otros países?

Luxemburgo es un destino atractivo para las empresas de tecnología financiera por su enorme potencial. El objetivo es atraer las mejores soluciones a Luxemburgo, provengan del lugar que provengan, para apoyar y trabajar junto a nuestra industria financiera. El ecosistema FinTech local es, por tanto, particularmente activo en el segmento B2B, trabajando directamente con las instituciones financieras para mejorar su competitividad.

Existe, además, una fuerte colaboración entre las startups y el sector de los servicios financieros tradicionales, en gran medida patrocinada por la Luxembourg House of Financial Technology (LHoFT). En esencia, la LHoFT sirve de plataforma de aterrizaje para las FinTechs que desean operar en Luxemburgo, ayudándolas a establecerse, crecer y hacer las conexiones adecuadas.

La creación de redes externas también forma parte de lo que hace la LHoFT y cabe mencionar aquí su estrecha colaboración con Innsomnia, la aceleradora española con sede en Valencia. Como parte de ésta, las start-ups españolas con soluciones innovadoras para la industria financiera pueden realmente escalar sus operaciones en Luxemburgo, accediendo a una amplia base de clientes ya establecida. La atracción de talento también forma parte de la colaboración entre la LHoFT e Innsomnia en el contexto de un proyecto denominado “The Talent Route”.

Las Fintechs en Luxemburgo se basan en el expertise de su industria financiera, siendo las principales áreas del ecosistema local Pagos, Regtech, Fundtech e Inversiones, Blockchain, Big Data, Inteligencia Artificial y Ciberseguridad.

¿Cuál es el potencial del mercado ibérico para los inversores luxemburgueses?

En cuanto a las oportunidades de inversión en los mercados ibéricos, más que centrarse en los inversores de Luxemburgo, habría que hacer hincapié en los inversores globales. El papel de nuestro país es más bien el de ayudar a esos inversores a estructurar sus inversiones en el sector que consideren pertinente, utilizando el abanico de vehículos de inversión disponible en Luxemburgo.

El Gran Ducado y la Península Ibérica son socios de largo recorrido y, de cara al futuro, seguramente habrá espacios para una colaboración aún mayor entre ambas regiones, aprovechando las oportunidades que surjan en la era pospandemia.