Luxemburgo en Transición. La consulta internacional abierta en 2020 entra en su última fase

Luxemburgo en Transición
Momento de la presentación de proyectos, el pasado 19 de mayo. ©Yannick Stirn

Lanzada en junio de 2020, la consulta internacional Luxemburgo en Transición presentó el pasado 19 de mayo las aplicaciones y proyectos desarrollados por los cuatro equipos finalistas (AREP, MVRDV, University of Luxembourg and 2001 Architects) con el objetivo de transitar de un modo decidido y ordenado hacia un territorio sin emisiones de carbono, resiliente y sostenible.

Claude Turmes, ministro de Energía y Ordenación del Territorio del Gobierno de Luxemburgo, aseguró que el proyecto ha sido “un verdadero laboratorio de ideas, estrategias y conceptos innovadores y experimentales propuestos por expertos entusiastas y ciudadanos comprometidos”. “Todos ellos han sido libres en su pensamiento y expresión, lo que les ha permitido dar rienda suelta a sus capacidades intelectuales y creativas”, añadió.

El resultado, según puso de relieve el titular de las carteras de Energía y Territorio, “es un conjunto audaz de conceptos y propuestas que presentan una fuente de inspiración para una planificación espacial diferente. Ideas y conceptos que tienen que ser transmitidos y compartidos”. El reto está ahora en manos del Gobierno y sus agencias, pero también del resto de la sociedad que debe inspirarse en las sugerencias nacidas de la consulta para trazar nuevos caminos comprometidos con mejorar la alta calidad de vida de los habitantes del Gran Ducado”.

Sustentado sobre el documento guía presentado por Turmes – 9 principios y 44 propuestas para una política de transición– y tras conocer las propuestas de los equipos finalistas, los primeros pasos para aproximar el proyecto a la realidad consistirán en poner en marcha proyectos piloto destinados a funcionar como demostración de la capacidad de la sociedad luxemburguesa para comprometerse realmente con el camino de la transición territorial.