Rafael Grau, CEO de Quintet España: “La mayor diferencia de esta crisis respecto a las anteriores es la solvencia del sistema financiero”

Rafael Grau

La emergencia provocada por la expansión del Covid-19 ha alterado el funcionamiento de todos los sectores y removido los cimientos del ámbito público y la esfera privada a todos los niveles. Además de la evolución del coronavirus en el plano sanitario, el mundo mira con preocupación la incidencia de la pandemia en la economía. Las previsiones apuntan que los daños serán cuantiosos pero, a diferencia de lo ocurrido en escenarios anteriores, ahora la puerta de una recuperación también acelerada queda entreabierta.

Hablamos con Rafael Grau, CEO de Quintet España Private Bank (antes KBL y empresa que forma parte del Foro), una voz autorizada para analizar la solidez del sistema financiero ante un reto de máxima complejidad. Son días de teletrabajo, algo para lo que, “afortunadamente”, Quintet España ya estaba preparada. “Todo el equipo está conectado de forma permanente. Por supuesto, también lo estamos con nuestros clientes. Ellos son nuestra máxima prioridad en esta extraordinaria situación”.

Grau admite que, los esfuerzos de la compañía por preservar la normalidad y la calidad en los servicios prestados (asesoramiento, inversión y gestión de activos) durante el periodo de confinamiento están siendo valorados por los clientes, y así se lo han transmitido. “Agradecen la cercanía y la continua información que les hacen llegar nuestros banqueros privados. Después de varios días en esta situación, la operativa no se ha visto afectada. También tenemos el foco en preservar la salud de nuestro personal (seguimos las recomendaciones de las autoridades respecto a higiene, prevención y seguridad), la transparencia y el rigor”, apunta el CEO de Quintet España.

Una crisis diferente

Rafael Grau invita a no equiparar la actual crisis con otras situaciones en las que la economía global ha entrado en recesión por razones cíclicas o financieras. “Esta vez, nuestro ‘enemigo’ es un virus, por lo que podemos encontrar muchas más similitudes con eventos de tipo geopolítico”, apunta el experto. “Desde los años 70 hemos asistido a la guerra de Yom Kippur, la invasión de Kuwait, el 11-s o la crisis del SARS. La Historia nos dice que, ante estos acontecimientos, el impacto rara vez permanece en el tiempo con un efecto significativo en el ciclo económico”.

Pese a estas previsiones de tintes optimistas, Grau no omite la gravedad del momento. “El actual escenario puede desarrollarse de forma distinta. El impacto global en el corto plazo será importante. Estimamos contracciones cercanas al 30 % en el crecimiento, pero esperamos que la mayo parte de este impacto se produzca durante el primer semestre del año”.