SUPERLIGA EUROPEA. Reacción de Viviane Reding (*), exvicepresidenta de la Comisión Europea:

“Me alivia que la idea del deporte haya primado sobre el afán de lucrarse”

Viviane Reding
© Raoul Somers Photography.

Cuando era comisaria europea responsable del área de deportes, mantenía largas conversaciones con los clubes, las federaciones nacionales y la UEFA. Las conclusiones eran claras: no hay que dejar que el fútbol vaya a la deriva. Pese a su componente comercial, se trataba de preservar la esencia misma del deporte de equipo: la formación de los jóvenes, la responsabilidad de los equipos y su coherencia interna, la solidaridad con los pequeños clubes. Sí, el fútbol es un espectáculo, pero también es un instrumento de cooperación, de ética, de apoyo a los menos afortunados y de ayuda al desarrollo.

En este sentido, la Fundación de la UEFA ayuda a los niños y jóvenes de los países menos ricos. En esta misma línea, existen sistemas de solidaridad dentro de la máxima organización del fútbol europeo.

Si el fútbol se convierte únicamente en un negocio, podría perder su alma, y los aficionados de los países pequeños correrían el riesgo de convertirse en espectadores inertes en lugar de participantes activos.

Me alivia que la idea del deporte haya primado sobre el afán de lucrarse. Una interesante alianza entre grandes y pequeños deportistas, grandes y pequeños clubes, grandes y pequeños países, así como ciudadanos apasionados por el fútbol, ha provocado que los que manejan el dinero hayan tenido que retroceder ante la UEFA. Fue rápido, masivo y claro. ¡Bien hecho!

(*) La política luxemburguesa Viviane Reding (@VivianeRedingEU), ha sido vicepresidenta de la Comisión Europea entre 2010 y 2014. También ocupó el cargo de comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía durante el mismo periodo. Previamente, fue comisaria de Información y Medios de Comunicación (2004-2010) y comisaria de Educación, Cultura, Juventud, Medios de Comunicación y Deportes (1999-2004).