La Universidad de Luxemburgo, ejemplo de formación superior de primer nivel

Stéphane Pallage, rector de la Universidad de Luxemburgo.

Hablamos con el rector Stéphane Pallage para analizar las claves que han llevado a la institución a convertirse en referencia para estudiantes e investigadores de todo el mundo.

La Universidad de Luxemburgo fundada hace 17 años reúne en sus aulas estudiantes de 129 nacionalidades (el 50 % son luxemburgueses), con un porcentaje especialmente amplio de extranjeros en estudios de doctorado. Se posiciona entre las mejores universidades del mundo destacando especialmente por su perspectiva internacional, gracias a que todos los programas de estudio son bilingües o incluso trilingües.

Como explica Stéphane Pallage, rector de la Universidad de Luxemburgo, “la institución es un activo importante para el país, ya que proporciona al mercado laboral graduados altamente cualificados y multilingües”. “Todo ello es posible porque contamos con investigadores y profesores de reconocimiento nacional e internacional, disponemos de infraestructuras de vanguardia para el aprendizaje individual y de grupo, y fomentamos la movilidad (ahora en suspenso por la pandemia) con estancias obligadas en el extranjero para todos los estudios de grado”, apunta Pallage.

En la Universidad de Luxemburgo la transferencia de conocimiento y la integración en el tejido económico y social del país son una realidad tangible, ya que mantiene acuerdos con las principales instituciones públicas y empresas. Todo ello, en un país que ocupa los primeros puestos mundiales en materias como innovación, emprendimiento, sostenibilidad y solvencia económica.

ACELERADORA Y MOTOR DE INNOVACIÓN

Stéphane Pallage define la a Universidad como un “motor de innovación” y destaca el hecho de la institución enfatice la investigación interdisciplinar. Esta variedad de enfoques “es fundamental para resolver las principales cuestiones a las que se enfrentan nuestras sociedades”, declara el rector sobre un aliciente que atrae hasta Luxemburgo a profesionales de todo el mundo y que se alinea con la visión del Gobierno de Luxemburgo en una estrategia nacional que apuesta por la innovación y la investigación como vectores de desarrollo económico. “Trabajamos en un marco muy favorable de beneficio mutuo”.

Estas interacciones son estimuladas por el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad, puesto en marcha recientemente. “Alentamos a nuestros investigadores y estudiantes, de todas las disciplinas y de todas las edades, a perseguir sus ideas e inspiraciones. Nuestro compromiso es proporcionar un entorno que les permita desarrollar todo su potencial”, asegura el principal responsable de la institución.

La disrupción es patente en las áreas de investigación prioritarias para la Universidad: ciencia de materiales, informática y ciberseguridad, derecho europeo e internacional, finanzas e innovación financiera, educación e historia digital y contemporánea. Pallage concreta que el análisis de datos y la investigación en salud y biomedicina son dos pilares trasversales de conocimiento que marcan el paso de otras muchas áreas.  

Atendiendo a una de las principales fortalezas industriales del país, hace dos años la Universidad lanzó un Máster Interdisciplinar Espacial, y con la misma filosofía, creó tres centros de investigación interdisciplinares (Centro Interdisciplinar para la Seguridad, la Fiabilidad y la Confianza; Centro de Sistemas de Biomedicina de Luxemburgo; Centro de Historia Digital y Contemporánea de Luxemburgo). El objetivo, insiste el rector es “responder en tiempo y con fiabilidad a las necesidades de una sociedad interconectada y en constante evolución”.

Universidad de Luxemburgo
Sede de la Universidad de Luxemburgo.